La espinela es una gema hermosa y versátil que se ha apreciado en la joyería durante siglos. Originaria de regiones ricas en minerales como Afganistán, Tailandia, Sri Lanka y Vietnam, la espinela es conocida por su gama de colores vibrantes y su dureza resistente.

A lo largo de la historia, la espinela ha sido a menudo confundida con el rubí debido a su color rojo brillante. La espinela roja se encuentra comúnmente en los mismos depósitos de grava que el corindón, el mineral del que se extrae el rubí. De hecho, algunos de los rubíes más famosos de la historia resultaron ser espinelas. La más conocida es la “Black Prince’s Ruby”, una espinela de 170 quilates que adorna la Corona Imperial del Estado británico y que durante siglos se creyó que era un rubí.

Uso Estético de la Espinela

En términos de estética, la espinela ofrece una amplia variedad de colores, desde el rosa pálido hasta el negro intenso, pasando por el rojo rubí y el azul zafiro. Esta gama de colores, combinada con su lustre brillante, la convierte en una opción popular para todo tipo de joyería, incluyendo anillos, pendientes, collares y pulseras.

La espinela es una gema relativamente dura, con una puntuación de 8 en la escala de Mohs, lo que la hace resistente al desgaste y la mantiene brillante con el paso del tiempo. Además, a diferencia de muchas otras gemas, la espinela mantiene su color vibrante sin tratamientos químicos o calor, lo que la convierte en una opción atractiva para aquellos que buscan gemas naturales y sin tratar.